La Paz, 13 de abril de 2024
funny GIF

Gobierno proyecta un crecimiento de la economía del 4,4%, una inflación del 2,6% y un déficit de 9,7%

-Este jueves fue presentado el Programa Fiscal Financiero 2021 entre el Ministerio de Economía y el Banco Central de Bolivia en la Casa Grande del Pueblo. El presidente Luis Arce expresó que comenzó a asumirse la soberanía sobre la economía nacional.

El presiente Luis Arce, el ministro Marcelo Montenegro y el presidente del BCB; Edwin Rojas en la firma del programa financiero/ Fotos: Prensa Presidencia

Innovapress, 18 mar 2021.- El Ministerio de Economía y el Banco Central de Bolivia (BCB) firmaron este jueves el Programa Fiscal Financiero 2021 que contempla un crecimiento de la economía del 4,4%; un índice inflacionario al cierre de gestión del 2,6% y un déficit fiscal del 9,7% dándole a la economía un impulso sostenible.

El acto desarrollado en hall de la Casa Grande del Pueblo contó con la presencia del presiente Luis Arce, el ministro de Economía, Marcelo Montenegro y el presidente del BCB, Edwin Rojas.

“Hoy, marca el cambio de tendencia de la economía boliviana en esta gestión 2021 con todos estos elementos, tomando en cuenta que no vayamos a tener terceras o cuartas olas de una pandemia que pudiera generar problemas en el manejo económico; sin duda, estos índices van a alcanzarse y van a poder mostrar una economía que sale del fondo del abismo para una recuperación gradual hacia el camino del desarrollo, del progreso y eso debe repercutir en la mejor calidad de vida de los bolivianos y las bolivianas”, dijo el presidente Luis Arce.

El Jefe de Estado destacó la proyección del crecimiento económico en un contexto internacional adverso por la presencia del coronavirus.

“Lograr un crecimiento de 4,4% positivo en la gestión 2021 significa una recuperación muy rápida de la economía que está basada en la participación del Estado”, enfatizó.

Por su parte, el ministro de Economía, Marcelo Montenegro, ponderó que con esas proyecciones el país, el gobierno, comienzan a sentar soberanía sobre la económica nacional, un hecho que estuvo postergado y enajenado en la anterior administración.

“Esta decisión de firmar el Programa Fiscal-Financiero, es una decisión de independencia, de soberanía de las políticas económicas que debe llevarlas el país sin la injerencia de ningún organismo internacional”, declaró.

“Estos elementos nos va permitir generar un entorno de estabilidad macroeconómica, de crecimiento económico y redistribución del ingreso, son los elementos que acordamos con el Banco Central de Bolivia para dar certidumbre a los agentes económicos y mostrar que la economía está creciendo”, añadió Montenegro.

Inversión pública

En 2020 Bolivia registró una caída del PIB a -11,1%. La inversión pública ejecutada se contrajo en 66%, de 3.272 millones de dólares en 2019 a 1.107 millones de dólares. La tasa de desempleo abierto urbano se duplicó, de 4,8% a 8,7% y la deuda interna del Tesoro General de la Nación pasó de 5.950 millones de dólares en octubre de 2019 a 9.457 millones de dólares.

“Estamos apostando a ese motor (la inversión pública) que nos ha dado buenos resultados, que nos ha dado la posibilidad de un crecimiento sostenido y no nos vamos a despegar en la aplicación del Programa Fiscal Financiero”, enfatizó Montenegro.

BCB

El presidente del Banco Central de Bolivia, Edwin Rojas destacó la importancia de este convenio que otorga certidumbre y define las principales variables macroeconómicas.

“Con la firma del Programa Fiscal-Financiero 2021 la política económica del Estado Plurinacional retoma su rol de promotor del desarrollo con el objetivo de fortalecer la industrialización, sustituir importaciones, impulsar la actividad económica y redistribuir los ingresos en favor de la población más vulnerable”, declaró el presidente del BCB.

El BCB tiene la meta de garantizar la estabilidad de precios internos, preservar el valor de poder adquisitivo de la moneda nacional, apoyar la política económica del Gobierno orientado a fortalecer la demanda y la generación de recursos económicos, preservar el tipo de cambio y reforzar el proceso de estabilización de la inflación.

La política fiscal retomará su rol de promotor de la inversión pública en los sectores productivos estratégicos, con el objeto de fortalecer la industrialización e impulsar la actividad económica, y su función de redistribuidor del ingreso, favoreciendo principalmente a la población más vulnerable, con el propósito de reactivar la demanda interna.

Asimismo, la política monetaria tendrá como objetivo mantener la estabilidad del poder adquisitivo interno de la moneda, para contribuir al desarrollo económico y social, mientras que la política cambiaria se centrará en preservar el tipo de cambio, reforzar el proceso de estabilización de la inflación, además de promover la consolidación de la bolivianización de la economía nacional.

La firma de este convenio se efectúa en un contexto internacional desfavorable de la actividad económica, producto del rebrote de la pandemia del coronavirus (Covid-19) y de las medidas desacertadas e improvisadas realizadas por el Gobierno de turno.

IP/MP

Send this to a friend